miércoles, 21 de noviembre de 2007

Comentarios anteriores de lectores y participantes



Amigos, a modo de ejemplo y de motivación aquí pueden ver algunos comentarios anteriores y sus respuestas respecto de los temas tratado en el libro. Incluso pueden comentarlos si les parece pertinente.

9 comentarios:

Escéptico dijo...

Muy estimado Señor Jiménez:

En primer lugar es mi deber comentarle que todo lo relacionado con lo que Ud. denomina "fenómalos", no es de mi interés pero, debido a la novedosa perspectiva que ha desarrollado en su obra, inesperadamente suscitó mi atención y, por aquello, esta vez he dejado de lado mi “tozudez científica” y he leído completamente este notable trabajo intelectual.

No pretendo ser lato detallando cada aspecto que a mi juicio no sea concordante con la ciencia formal y, por ello, solamente me referiré a algunos puntos, a modo de paradigma, con los que disiento ostensiblemente, aunque aquello no significa en modo alguno que la realidad no puede ser como Ud. la señala, sino que estoy aplicando los conocimientos que he adquirido por diversas circunstancias y, a la luz de aquellos, su postulado no calza con estos preceptos.

Debo también aclarar que al focalizarlo en tal forma, no significa llanamente un rechazo, sino que estoy tratando de conciliar la denominada verdad científica con su visión del cosmos y la materia o, tal vez, concatenar ambos postulados. Quizás esto último no lo tengo tan claro como quisiera pero, en todo caso, al menos estoy tratando de apuntar en esa dirección.

Como decía, disiento en lo que sigue:

Con respecto a la rotación de la luna, tengo entendido que su forma tiene cierta semejanza con un elipsoide y es aquello precisamente lo que le impide rotar. Se puede demostrar fácilmente aplicando las ecuaciones pertinentes, conocidas y probadas en nuestro planeta tierra pero, según mi concepto de ciencia, también son válidas en la luna o en cualquier planeta, satélite, cometa o lo que sea que tenga masa.

La forma señalada está dentro de las probabilidades de mayor ocurrencia. Si, por el contrario, hubiera sido una esfera perfecta, por lo tanto probabilísticamente casi imposible, podríamos haber tenido cierto asidero para argumentar que nuestro satélite es artificial. En este caso aún sigo convencido que es natural, sin importar por ahora como se instaló allí.

Que la tierra tenga mas semejanza a una esfera, no significa que así haya sido siempre, sino que la acción del agua y el viento junto a otros agente han ido puliendo y redondeando su superficie.

Que la densidad media de la luna sea muy inferior a la de la tierra es algo muy obvio, puesto que carece de agua que es un lubricante que ayuda a acomodar las partículas logrando con ello elevar su densidad. Además este mismo líquido llena los espacios entre partículas aumentando aún mas la característica analizada. Recuerde que con agua se forma cierto tipo de rocas muy compactas y al carecer de este líquido son sólo polvo de escasa densidad. Por otra parte la gravedad de este cuerpo celeste es muy escasa lo cual es otro factor para que toda su materia sea extraordinariamente esponjosa. Atendiendo a estas condiciones no sería extraño que bajo la superficie existiera una impresionante cantidad de cavernas y no precisamente artificiales.

Que otras civilizaciones extraterrestres empleen su cara invisible a la tierra para emisiones hacia el espacio es, según nuestra actual ciencia, casi imposible por lo siguiente:

a) Actualmente con el empleo de antenas parabólicas se puede emitir un haz de ondas escasamente divergentes, algo así como una especie de cono de base muy estrecha, por lo tanto incidirán sobre el planeta de destino tanto sobre los elementos receptores como también sobre otras superficies, las que reflejarían estas ondas y de este modo algunas retornarían a la tierra y serían captadas por nuestros receptores. Si la distancia es mucha, también pueden incidir sobre otros cuerpos celestes cercanos con lo que aumentaría la cantidad de ondas que retornarían. En consecuencia si se pudieran emitir desde la cara invisible de la luna, igualmente podrían se captadas en la tierra.

b) Aunque así fuera, esto es que incidieran exactamente sobre los aparatos receptores, no existe ninguna antena que pueda captar el 100% de una onda incidente y necesariamente refleja una porción en muchos casos muy importante de ella, con lo cual se produce una situación muy similar a la anterior.

c) Si dispusieran de un emisor tan sofisticado que pudiera emitir un haz extraordinariamente estrecho como para incidir solamente sobre la antena y un receptor que no refleje onda alguna, la comunicación no sería posible. Sería como hacer blanco repetidamente desde un avión en vuelo, sobre un objetivo de 1 cm de diámetro ubicado sobre otro avión en vuelo a unos 5 km distancia. Considere que he sido generoso al establecer un objetivo de 1 centímetro, puesto que a escala sideral tal vez podría haber sido inferior a 1 milímetro.
En conformidad a lo anterior, necesariamente tendría que tratarse de un tipo de emisión que nosotros desconocemos, por lo tanto carecería de sentido el que se ocultasen, puesto que en la tierra no se dispone de instrumentos receptores para tales ondas.

No entiendo por que razón la visión va siempre hacia lo micro. ¿Qué sucede con lo macro?. ¿Por que no podría ser que, si un átomo es semejante a un sistema planetario, nosotros estemos habitando sobre un electrón de un átomo cuyo núcleo es el sol?. ¿No cree Ud. que es como para pensarlo?.

Apartándonos un poco de estos puntos que no necesariamente implican un error en la concepción de esta teoría, sino que tal vez le faltó, Señor Jiménez, un análisis mas profundo para poder encontrar la concordancia exacta con los conceptos tan peculiares de su publicación. Realmente es bastante fácil realizar esta adaptación.

Ahora considerando el conjunto, en verdad hay muchos aspectos en los que la ciencia es ambigua y tiene diferentes explicaciones para fenómenos que teniendo idéntico origen, según los conocimientos actuales, son regidos por leyes naturales distintas. Usted ya dado numerosos ejemplos que no voy a repetir, por lo tanto a quien quiera conocerlos, le sugiero lea Fenómalos.

Además es preciso señalar que nada indica que nuestros conocimientos sean los verdaderos y definitivos, sino que se han acomodado para explicarnos un poco como funciona nuestro universo, que leyes lo rigen, como es su ordenamiento. Para ello se han desarrollado hipótesis o teorías que aisladamente gobiernan un aspecto en particular de cada fenómeno observado y muchas veces no tienen relación entre sí. ¿O usted podría decirme que relación hay entre el índice de refracción de un cristal con el coeficiente de dilatación térmico?.

Como Usted lo ha insinuado (al menos si no lo ha hecho directamente, así lo he entendido en algunos pasajes de su narración) es altamente probable que exista solamente una única ley general que rige todos los fenómenos y que las leyes que nosotros conocemos sean simples derivados referidas a aspectos muy particulares de la materia. Así también se ha demostrado a través del desarrollo científico, puesto que fenómenos que en una época se consideraron hechos separados, se descubrió por medio de la investigación que eran uno solo.

Mi intención era ser breve y conciso, pero no pude dejar de extenderme mas de lo que había prometido debido a que el tema en estudio tiene múltiples facetas que bien merecen un análisis mas acabado que obviamente UD, Señor Jiménez, tendría que realizar puesto que, según se desprende de los múltiples documentos que cita, ha efectuado pacientes y meticulosas investigaciones.

Espero que el presente análisis lo considere como un aporte a su obra y le sea de utilidad para incorporar aquellos aspectos en los que se podría evidenciar alguna falencia, no por inconsistencia de sus argumentos, sino porque simplemente ha omitido algunos análisis que le podrían haber indicado que los hechos reales son ligeramente diferentes a lo que Ud. señala.

Saludos muy afectuosos de:

Escéptico.

Carlos Jiménez Fajardo dijo...

Estimado Sr. Escéptico.

Agradezco sinceramente su interés por haber leído y analizado mi libro Fenómalos la Quinta Esencia, y el haberse tomado el tiempo para hacerme sus interesantes y valiosos comentarios.
Me permito responderle no para rebatir sus argumentos, sino con el ánimo de aclarar lo que puede no haber sido expuesto con claridad en mi libro, y compartir con Ud. y con los participantes de este blog nuevas e interesantes impresiones.

1) Efectivamente en algunos aspectos mi libro carece, como Ud. acota, de la profundidad científica o técnica, como por ejemplo en lo expuesto en el Capítulo 10 (“La Verdad está Allá Afuera”) respecto de posible tecnología extraterrestre que pudiera estar involucrada en hipotéticas emisiones desde el lado oculto de la Luna hacia también hipotéticas estaciones receptoras y repetidoras ubicadas mirando hacia el espacio sideral desde el lado oculto de ella. Es que mi interpretación sobre ello es mayormente intuitiva y de extrapolación, tomando como base el desarrollo de nuestra actual tecnología y sus proyecciones futuras.

No obstante, entiendo que emisiones finamente moduladas (luz modulada como el haz de luz láser por ejemplo, que impida la dispersión del haz luminoso que contiene la información, así como estaciones receptoras que la capturen totalmente y la retransmitan en diferentes frecuencias y modulaciones que impidan su rebote y retorno hacia la Tierra) pueden ser perfectamente posibles para una civilización miles de años más avanzada.

Ahora bien, el que las emitan desde el lado oculto, aunque nosotros no dispusiéramos por ahora de la tecnología para captarlas si lo hicieran por el lado visible, obedece posiblemente a una medida precautoria frente a la inventiva del espíritu humano que podría depararles alguna sorpresa e impedirles mantener camuflada la estación de monitoreo como tal. No olvidemos que, según lo que expongo y fundamento en mi libro, no tan sólo se están precaviendo que nuestra actual civilización los pueda descubrir. Tengamos en cuenta que, según múltiples evidencias arqueológicas y de textos antiguos, la cada vez más creíble antigua civilización antediluviana pareciera haber alcanzado en algunos aspectos de la Ciencia y la Técnica un desarrollo más avanzado que el nuestro, y que por ello podrían haber tenido los medios tecnológicos para haberlos descubierto tempranamente.

También hay que tener en cuenta que por el lado oculto no tan sólo se estarían emitiendo señales, sino que también estarían saliendo y llegando naves espaciales, posiblemente con visitantes, relevos, equipos, combustibles, víveres, etc. necesarios para que la estación de monitoreo continúe operando como hasta ahora.

Por otra parte, el que la Luna tenga forma de geoide que le impida rotar puede ser precisamente la forma estudiada por las entidades extraterrestres que la habrían instalado allí para que no lo hiciera, es decir, para que mantuviera su sincronización rotación-traslación que mostrara permanentemente una sola cara hacia la Tierra.

Es lógico que así fuera pues ahorrarían con ello la energía necesaria si su forma fuera completamente esférica. Obviamente si se trata de una civilización adelantada sería la solución óptima, económica y técnicamente, para sus requerimientos (NOTA: En mi libro no he dicho que la Luna sea esférica, incluso apunto que ésta presenta una importante combadura, que si no fuera por su hipotética coraza de hierro de 30 km de espesor, haría que este satélite saltara en mil pedazos producto de la gravedad de la Tierra, lo que posiblemente daría la razón a la exigencia técnica que Ud. apunta).

2) Respecto de su baja densidad, tan sólo es un aspecto más de todos aquellos presentados que, en su conjunto (no olvidemos la perspectiva holística de mi investigación), muestran que la Luna podría se artificial, aspecto que además está apoyado por los cálculos de un importante matemático norteamericano y por la teoría de los científicos rusos Vasin y Chervakov. Hay que tener en cuenta además que si bien en la Tierra hay una gran cantidad de agua, ésta existe sólo sobre la delgada capa de la corteza terrestre que en su parte más gruesa no sobrepasa los 40 km, ya que desde el manto hacia el interior (de más de cinco mil kilómetros de espesor) no existe agua sino magma hirviendo, por lo que su presencia no sería determinante para decir que por ausencia de ella, en la Luna existe una menor densidad. Es cierto, la Luna podría ser naturalmente hueca, con una gran porosidad y llena de cavernas, pero también podría (si se tienen en cuenta el conjunto de las demás aspectos mencionados: sincronización, órbita casi circular, origen, efecto campana de las ondas sísmicas provocadas por el choque del módulo lunar sobre ella, extrañas luces desplazándose en ella y otros fenómenos conocidos como “Fenómenos Transitorios Lunares” o T.L.P., sigla en Inglés, observados desde hace varios siglos por los astrónomos, etc.), ser artificialmente hueca. Es decir, hay perfectamente un lugar para la teoría de su artificialidad.

3) Finalmente, puedo decirle que efectivamente insinúo en mi obra la posible existencia de una ley sintetizadora, como la postulara Einstein en su mítica Teoría del Campo Unificado, es decir que incluyera en ella todas las demás leyes de la naturaleza. Einstein lo intuyó con fundamentos, pues ya Maxwell lo demostró al relacionar la electricidad con el magnetismo y él mismo con su famosa fórmula E=mc2 en que demostraba magistralmente la estrecha relación entre la materia y la energía. De acuerdo con ello, todas las leyes de la naturaleza están de alguna manera relacionadas, y en la medida que descubramos esta relación podremos avanzar hacia etapas de desarrollo tecnológico que hoy nos parecen imposibles técnica y científicamente. Por ejemplo, ¿Se imagina Ud. vehículos propulsados por ondas gravitatorias? ¿La invisibilidad? ¿etc.? ¿La comunicación interestelar en base a “taquiones”, hipotéticas partículas elementales en que su mínima velocidad es la de la luz? Si nuestra mente es capaz de concebirlas, sujeta como está a las leyes del Universo, entonces con seguridad se puede llegar a ellas, pues siguiendo el principio antrópico, al cual adhiero en mi exposición, el sólo hecho de su concepción mental implica la existencia de leyes universales que permiten llegar a ellas por vías tecnológicas aún por descubrir.

4) Finalmente, respecto de que a lo mejor nuestro planeta fuese al electrón de un núcleo que puede ser el Sol, no estoy de acuerdo con ello, puesto que en consecuencia con el principio antrópico, que postula que si podemos percibir el Universo como tal, es porque las leyes universales tienen una misteriosa complicidad con la aparición de la vida autoconsciente, pues si ellas no fueran exactas y no permitieran ese objetivo no estaríamos comentando hoy en este blog.
Es posible, ¿por qué no? Que hayamos sido concebidos para poder precisamente vivenciarlo y percibirlo a esa escala, principio que sería válido para todos los seres que lo pueblan a fin de permitir su futura interacción, con lo que se transformaría por así decirlo en un principio alientrópico. Esto si tenemos en cuenta que el hipotético autor de esas leyes que trascienden al minuto cero del Big Bang, con seguridad pretendió formar un sistema universal con seres inteligentes que pudieran relacionarse entre sí y con El: El Universo sería como un edificio, que tendría sus basamentos (la energía codificada manifestada en el átomo y sus asociaciones que conforman los elementos y los diferentes estados de la materia) sus paredes, ventanas puertas y habitaciones (los planetas estrellas, galaxias, etc. ) y su tejado (sus límites: cuásares, nebulosas, hoyos negros, agujeros de gusano, "el tercer cielo", la velocidad de la luz, etc,) y sus moradores autoconscientes que interrelacionan entre sí.

En todo caso no pretendo que mi libro sea un tratado científico en que absolutamente todo quede demostrado. Como digo en él, sólo pretendo abrir caminos de investigación e incentivar estudios más profundos desde una nueva perspectiva filosófica, perspectiva a la que he llegado más que por conocimientos científicos o técnicos, gracias a una desarrollada intuición, o quizás por qué no decirlo, de inspiración. Estoy seguro que en el mundo existen las personas precisas cuyos estudios, experiencias y motivaciones, pueden llevarlos a acceder a estadios más profundos de investigación y de demostración. El requisito es que tan sólo no se distancien del contexto general, del enfoque holístico, y de seguro lograrán explicar más profundamente el contenido de mi exposición.

Le saluda afectuosamente, agradeciendo sus valiosos comentarios y esperando poder seguir con nuestra positiva interlocución.

Carlos Jiménez Fajardo

George Steiner dijo...

Sr Jiménez, si sigue mereciendo la pena experimentar la existencia es gracias a que podemos contar historias, ficticias o matemático cosmológicas, acerca de un universo que se encuentra a billones de años de nosotros; gracias a que podemos conceptualizar la mañana del lunes posterior a nuestra incineración; gracias a que, pronunciadas a voluntad, las cláusulas condicionales pueden negar, reconstruir, alterar el pasado, el presente y el futuro, cartografiando de otro modo los factores determinantes de la realidad pragmática. La esperanza es la gramática

Carlos Jiménez Fajardo dijo...

Es cierto, la gramática da para mucho y puede con su retórica rimbombante (como pudieran parecer a simple vista mi comentarios) inventar mundos o realidades ficticias, para intentar tranquilizar las conciencias frente a la tremenda incerteza de la vida.
Pero también es cierto que la palabra es fundadora, es creadora de nuevas realidades en que si su fuerza es suficiente terminan materializándose, sean buenas o malas. Es espada de dos filos que denuncia hechos acallados, que abre percepciones dormidas.
Pero lo más importante, es que la palabra, si no responde a un contexto, puede llegar a ser sólo un pretexto.
Para que la palabra sea valedera, y englobo con esto a la gramática que le da su elegancia, su matiz, su cadencia y su poder de convencimiento, debe responder a un contexto coherente. Si no lo hace, entonces es sólo palabrería.
Espero que al analizar mi propuesta intelectual, de carácter holístico y por lo tanto respetando un contexto, la conclusión del lector frente a lo aparentemente fantástico o increíble de mi exposición, sea al menos la certeza de una realidad, que aunque no demostrable por ahora, parezca al menos plausible, y le permita soñar con la existencia de un marco vivencial mayor, en el que tengan cabida fundamentadas esperanzas de un sentido y una razón para la vida humana, que actualmente, como se vivencia, se asemeja mucho al teatro del absurdo.

George Steiner dijo...

Sr. Jimenez: en verdad es taaaaaaaaaan necesario que aparezca semejante cantidad de fotos de su persona en este blog ????.

Me parece una expresión exagerada de egolatría, a la vez que el libro aún no constituye ningún best seller.

Por último, es sabido que aquellas teorías que pretenden explicarlo todo, terminan no explicando nada.

Carlos Jiménez Fajardo dijo...

Estimado Sr. "George Steiner", le pido disculpas si lo he ofendido por la cantidad de veces que figura mi imagen en este blog. No obstante, en verdad considero NECESARIO que vaya mi imagen para que la gente conozca QUIEN es el que se atrevió a escribir lo que se denuncia en el libro, porque es parte de mis principios de "hacerme cargo" es decir "de dar la cara" frente a lo que propongo.
En lo que a lo mejor estamos de acuerdo es que mi imagen no sea lo suficientemente mediática, quisiera en realidad que fuera mejor, pero es lo que hay...
Ahora, si me he atrevido a divulgar mi libro (con imagen incluida) es porque estoy SEGURO que tendrá éxito. Recuerde ese principio tan en boga actualmente difundido por la P.N.L., el best seller "El Secreto", etc., respecto de VISUALIZAR previamente los objetivos a los que se apunta cuando uno va en pos de ellos. Como referente de su pronto éxito puede servir el hecho de haber vendido más de 70 ejemplares en los primeros dos meses de su publicación.
Por último, para que Ud. no pierda tiempo deteniéndose en detalles tan mínimos, me permito parafrasearle una conocida propaganda: "La imagen no es nada, el contenido lo es todo". Lo invito ahora a detenerse en su CONTENIDO para profundizar en temas que espero sean de mutuo interés.
Por último, no he pretendido explicarlo todo, sino dar un primer paso para que entre todas las personas reflexivas dicho objetivo se logre. Lo importante es haberse atrevido a dar el primer paso, como sí he pretendido hacerlo.
Un abrazo y gracias por su activa, aunque algo sarcástica, participación en mi blog.

Anónimo dijo...

Decididamente no me resultan convincentes sus explicaciones puesto para fundamentar un determinado aspecto, da otras razones que se apartan ostensiblemente de la realidad. Pero esta es una trivialidad que podemos obviar puesto que su libro, como Ud. mismo lo indica, no es un Tratado estrictamente científico.

Resulta mucho mas relevante y enciende nuestra curiosidad aquello que pudiera estar gestándose como tecnología futura, pero según mi criterio, aquello ya se encuentra en los laboratorios pero no de otros planetas, sino en nuestra propia tierra.

El hombre ya inventó (o descubrió) prácticamente la totalidad de los conceptos físicos y tecnológicos pero estamos aún en los inicios de una precaria implementación.

Como Ud habla de la codificación de la energía y a manera de ejemplo le puedo manifestar que actualmente el hombre emplea la energía codificada en los equipos de informática, en la robótica, en la radiocomunicación (televisión, radio, telefonía), en sistemas de control (código de barras) y tantos otros que sería difícil hacer un recuento detallado puesto que aún siendo acuciosos, quedarían muchos sin mencionar.

En cuanto al concepto de codificación, no es nada nuevo puesto que fue empleado hasta por los pueblos mas primitivos. En realidad su nombre es mucho complicado que el concepto mismo, puesto que puede ser un número, un símbolo, una cadena de caracteres, una sucesión de puntos y líneas, de puntos y espacios en blanco, de líneas de diferente espesor o color, de conjunto de sonidos u ondas de diferentes frecuencias, de fórmulas matemáticas, de campos magnéticos y cuanto sistema sea posible imaginar.
Tampoco lo son los dispositivos diseñados para automatizar la codificación
En los equipos mas modernos los decodificadores son unos pequeños circuitos integrados, llamados michochip por los que prefieren las lenguas sajonas, cuya función específica se denomina si/no (yes/no), Y/O (and/or) y otros similares o sus combinaciones. El tamaño actual es de sólo milímetros y cuya mayor dimensión no sobrepasa las 6 unidades, siendo los mas pequeños de tal vez de tamaño microscópico. En equipos mas antiguos también existían y eran dispositivos que empleaban la misma técnica del integrado, que cumplían idéntica función y se construían en base a transistores. Se llamaban flip/flop y sus dimensiones eran cercanas a la de una caja de fósforos. Mas antiguamente se construían en base a válvulas electrónicas (vulgarmente llamadas tubos de radio). Conceptualmente su funcionamiento es el mismo que el portón de doble entrada inventado hace ya siglos por el tradicional estanciero para apartar su ganado, siendo el portón el circuito y el ganado la onda. Como puede ver y lo reitero, actualmente sólo estamos implementando dispositivos.

Permítame dar un segundo y último caso a modo de ejemplo de lo que se podría hacer. Ya para nosotros es concepto muy viejo el de un arma tradicional, como por ejemplo un rifle. Lo básico aquí es el lanzamiento de un proyectil. El hombre primero usó su mano para lanzar un guijarro, luego empleó un tirador, mas tarde las unió mediante tientos, enseguida las puso dentro de un tubo metálico y las propulsó con pólvora y actualmente las reemplazó por un “guijarro metálico” y mejoró la calidad de los explosivos. ¿Pero que pasaría si reemplazáramos la bala metálica por un neutrón o un paquete de neutrones?. Nuestro rifle se tornaría mucho mas eficiente puesto que no causaría daño material sino que solamente destruiría la vida, sin causar heridas o daños perceptibles en el ser animado que se eligiera como blanco. No dejaría huella, su alcance superaría con mucha holgura al de las armas mas modernas hasta hoy conocidas, no habría un blindaje efectivo contra esta arma a manera de chaleco antibalas, no necesitaría corrección de trayectoria para poder hacer blanco. ¿Se estará desarrollando ya esta arma?. Aquello y muchos otros son secretos guardados celosamente en los laboratorios.
En realidad en todo lo expuesto no se precisa de una genialidad imaginativa para poder concebir el sistema o dispositivo, pero existen mentes creadoras que pueden ir mucho mas lejos y encontrar aplicaciones que sin duda cambiarán el curso de la ciencia, y en eso coincidimos plenamente Sr. Jiménez, pero no podrán cambiar la naturaleza de la materia o de las leyes o códigos que la rigen.
Atte: Escéptico.

Hechizos de Amor dijo...

muchas gracias por tan buena pagina, temas de calidad que te llevan a envolverte en un mundo paranormal.

saludos

Sari - Hechizos de Amor dijo...

Que buen articulo creo que estos fenómenos son importante realizar un estudio detallado para no incurrir en desinformación. Saludos.